septiembre 13, 2016

Cuando el Cáncer te ronda...




ACTUALIZADO:

Por fín llegó el tan ansiado día, los nervios me estaban carcomiendo por dentro y para colmo la consulta llevaba bastante retraso.
No sé cuantas veces fuí al baño (¡los nervios!) y por fín me llamaron. Casi que me teletransporté a la consulta y para mi sorpresa, la dermatóloga que me iba a hacer la dermatoscopia resultó ser una antigua compañera del instituto. Esto hizo que la consulta fuera más cordial y miró a fondo todo mi historial.
Llegó el momento de tumbarse en la camilla y "cacharro" en mano miró esas manchas de mis pies. Efectivamente, eran nevus acrales benignos (¡yuju!). Me dijo que si no estuviera inmunodeprimida me daría directamente el alta, pero como no era mi caso lo iba a observar cada 3 meses por si había cambios. En el caso de que los hubiera pues se procedería a quitar quirúrgicamente el que correspondiera.
Según salí de Dermatología flotando me dirigí a la consulta de Reumatología, ya que mi reumatólogo quería que fuese a contarle en cuanto supiera los resultados.
Le pillé saliendo por la puerta de atrás del pasillo en su ratito de descanso, pero al verme en la otra punta, se dió media vuelta y se dirigió de nuevo a su consulta. Dos besos como saludo y a contarle todo con pelos y señales- Lo apuntó en mi historial, aunque tenía acceso al informe de Dermatología imagino que querría que yo se lo contara...
Le mostré una duda sobre el Síndrome de Sjögren y sin pedirlo me dió toda una clase sobre el tema, se agradece mucho cuando un médico te explica todas tus dudas. Así que con todo esto se tendría que haber tomado el café deprisa y corriendo el pobre, pero cada vez estoy más orgullosa de tener un médico como él.
Pues esto es todo amigos, como diría Bugs Bunny, ahora toca esperar que los nevus no cambien, ni muten ni echen ojos. XD





Parece que hoy es ayer. Todavía revivo aquel 19 de Marzo del 2.013 cuando me hiceron un TAC con contraste para poder ver unos angiomas que tenía en el hígado y habían descubierto hacía bien poco. Recuerdo la prueba, y recuerdo la cara de tristeza del enfermero cuando entró de nuevo en la sala y dijo:
        -Ya hemos acabado, ya puedes ir a desayunar.
        - ¡Qué bien, porque tengo un hambre!
        - Disfruta de tu desayuno. - Me contestó con los ojos ensombrecidos.

Algo no iba bien, lo presentía... en esa cara había algo que anunciaba una mala noticia. Justo en la puerta del hospital me llamaron por teléfono y me dieron una cita urgente con Urología para ese mismo viernes. Pregunté que si pasaba algo... ¿Urología? No hubo respuesta a mis inquietudes y sólo me quedaba esperar a que llegara el día.

Por aquel entonces ya tenía lupus aunque no me habían puesto un tratamiento porque aquella reumatóloga dijo que era "muy light", y yo pasaba del tema mucho. Tampoco sabía lo que sé ahora, ni era una "paciente con inquietudes", pero impaciente sí que lo era. Así que al día siguiente, cuando me levanté a las 7 de la mañana mientras todos dormían, abrí mi portátil y me fuí directamente a mirar en la Historia Clínica Digital...


En ese momento todo empezó a darme vueltas, no podía creérmelo pero ya entendía el significado de la expresión del enfermero y de la llamada inmediata tras la prueba. Todo lo que pueda decir para describir lo que sentía es poco: pánico, confusión, desolación, náuseas...
Informé del hecho a la familia y cuando llegó el día fuí a la consulta de Urología. El urólogo fue directo y sin rodeos: "Es un tumor cancerígeno que está pegado a las suprarrenales y el único tratamiento es extirparlo. No se puede hacer punción porque hay mucho riesgo de hemorragia al igual que en la operación. Seguramente tengamos que hacer una nefrectomía total (extirpar el riñón completamente) puesto que es prácticamente imposible quitar sólo el tumor, aunque lo vamos a intentar. Aún así el riesgo de hemorragias es muy alto".


Yo la verdad que ya había masticado un poco el asunto, pero mi marido se quedó blanco como la pared porque había sido demasiado optimista al respecto...

Pasaron algo más de 20 días hasta la intervención quirúrgica. En esos días me hicieron las pruebas pertinentes y el día antes de la operación fui a que me sacaran el grupo sanguíneo y me pusieran una pulserita que no me tenía que quitar hasta que me dieran el alta porque tenía todas las papeletas de que iba a necesitar una transfusión de sangre. En esos días me dediqué más que nunca a la autodestrucción. Sumida en la tristeza y sintiéndome desvalida bebí y bebí, no dormía, lloraba, gritaba y pataleaba... total, si me iba a morir...


Llegó el "gran" día. No estaba ni nerviosa porque ya estaba vencida y sin esperanzas. Para mí sucedió todo muy rápido: un dolor insoportable en el brazo derecho que me quemaba por dentro y se me apagó el mundo. Desperté en la sala de post-operatorio, llena de vías por todos los lados incluida la yugular, sumida en un mar de dolor y muerta de frío. Una enfermera me tapó con una manta y me puso como una expecie de tubo que expulsaba aire caliente, ella se ocupaba de darme la morfina cada poco tiempo para que pudiera aguantar esos terribles dolores. Me daba el "chute" y caía en una nube de algodón donde dormía por un rato.

Estuve 4 días ingresada donde lo pasé fatal con muchos dolores y creyeron que me había infectado de paperas porque las parótidas se me inflamaron y tenía fiebre. En las pruebas salió negativo, aún así me mantuvieron aislada para prevenir el contagio y todo esto resultó ser hipoparotiditis por deficiencia de vitamina D (ya corregida), lo que más tarde averigüé cuando me hicieron las pruebas y me diagnosticaron de manera seria que tenía Lupus. Osea, que me dio un brote y ni yo misma lo sabía...

Tenía que volver a ver al urólogo al mes para controlar mi evolución y para que me diera los resultado de la biopsia del tumor maligno... No había pensado yo en el qué pasaría después... quimioterapía y estas cosas...



Llegó el día de la consulta, me revisó las cicatrices, volvimos a sentarnos alrededor de su mesa y buscó los resultados en el ordenador. De repente sus ojos se pusieron como platos y su boca empezaba a temblar esbozando una sonrisa nerviosa. Con esa misma sonrisa nerviosa y la voz temblando me dijo que el tumor era un angliomiolipoma, que era benigno y que no hubiese sido necesario extirpar el riñón, con haberlo vigilado cada cierto tiempo hubiese bastado... Yo quería como justificar el que me hubiesen quitado el riñón: "Pero ustedes vieron muy claro que era maligno, ¿no? Hicieron lo correcto, ¿verdad?" El médico seguía con esa expresión desencajada repitiendo una y otra vez: "Pero le hemos quitado un riñón innecesariamente, ¡ahora sólo tiene uno y podría tener los dos!".

Salí del hospital sin poder decir ni palabra, por un lado me alegraba de que se hubiesen equivocado y no tener cáncer, por otro me sentía muy impotente por la negligencia que habían cometido conmigo. Seguro que se podría haber hecho algo más que extirpar el riñón con tan solo un TAC como prueba. Nunca denuncié... ¿pero os podéis imaginar el temor constante con el que tengo que vivir por tener Lupus y un sólo riñón? Esta enfermedad se caracteriza en la mayoría de los casos por afectación renal y yo he perdido ya "el comodín del público". De hecho, cuando me lo diagnosticaron de segundas, el riñon ya estaba mostrando signos de que no funcionaba correctamente. Ahora gracias al tratamiento la cosa volvió a su ser y no he llegado a una nefritis, pero nunca se sabe lo que puede pasar mañana con esta enfermedad.

Esta fue la primera vez que me diagnosticaron cáncer y me costó un riñón.



Hace unos días acudí a la consulta de Dermatología por 3 lunares de los 59 que tengo (es que me los contaron ese día, no es que me dedique yo a contarlos ni nada de eso), que me molestaban. Estaban grandes, picaban o sangraba alguno con los roces. La doctora me miró esos y todos los que tengo, me preguntó antecedentes familiares de cáncer de piel, si tomaba el sol y me quemaba (¿sorry?), y cuando me tumbó en la camilla para observarme las piernas y pies, las vio. Sí, 3 manchas en la planta de un pie y una en la del otro a las que yo no le había dado importancia. Me empezaron a salir hace como 3 o 4 años, no molestaban... sí, habían crecido pero parecían pecas más que nada...



Perdón por la imagen tan molesta de mis feos y planos pies pero quería que las viéseis a ver si esto parece malo... Pues sí, al parecer lo son.

En la consulta se montó la marabunta, casi parecía el camarote de los Hermanos Marx ya que llamó a colegas de otras consultas, enfermeras y mis pies fueron vistos por cada uno de ellos. Yo les oía decir: "Es que 4 iguales... es muy raro que hayan cuatro iguales y tan juntos".

Eso me dijo cuando nos sentamos en la mesa... melanomas. Nevus Acrales, que como explica aquí la Dra. Rosa Taberner en su blog Dermapixel del que soy seguidora, es una lotería hasta que me hagan la dermatoscopia... Así que ya van dos veces en la que el cáncer me ronda, como si no tuviera bastante con todo lo que tengo.

Si os preguntáis que cómo lo llevo, pues os diré que a ratos aunque un poco más baja de moral de lo habitual y deseando de que llegue finales de mes para salir de la incertidumbre. Sigo entrenando duro porque para mí es mi mejor terapia y quiero cumplir mis metas, sea lo que sea no me va a achicar... Tengo miedo, sería antinatural no tenerlo, y sólo espero que esta vez también logre despistar a esta enfermedad tan terrible que es el cáncer, sea del tipo que sea es terrible.

El vídeo elegido para hoy no es muy alegre que se diga, pero dice verdades como puños. El tema "Everything Dies" del grupo dark "Type O Negative". No espero que os guste, la verdad, pero es lo que me apetecía publicar junto a este post.





Imágenes:
  • Auto-Destrucción.
  • Ciencia Cognitiva.
  • Ellectothedeath.
  • EnPiezas Coaching.
  • ImageChef.
  • Ana Cordobés.
  • TodoFondos.com



12 comentarios:

  1. A mí hace poco me quitaron dos manchas (más bien como dos heriditas) que eran carcinoma escamocelular (La enfermedad de Bowen).En una me dejaron un buen agujero, como el de un disparo, y que tuve que curar, cada día tres veces, ya que no me lo cerraron.
    De momento, está todo bastante bien, pero tengo que vigilar mucho mi piel al estar inmunodeprimida.

    Es terrible lo que te ha ocurrido, no sé que hubiera hecho yo en tu lugar. Ahora tienes que cuidar mucho ese riñón que tienes.
    Un fuerte abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que nos ha tocado sufrir tocaya, eso nadie lo sabe... Me alegro que después de todo el tema de los carcinomas haya ido bien, aunque las curas imagino que sería de lo peor...
      Lo del riñón... pues ahora mismo hubiese actuado de otra manera, pero en aquel entonces lo único claro que tenía era que quería olvidarme del tema y seguir adelante.
      Tranquila, que al igual que te pasa a tí, mi riñón es como mi bebé. Lo cuido como un tesoro.
      Gracias por comentar tocaya. Un fuerte abrazo <3

      Eliminar
    2. Anónimo9/14/2016

      Hola Ana . Y si nos ponemos , supongamos por un momento , qué te biopsian esos melanomas plantares y no son malignos ?? Pués deben biopsiar ántes de operar ?? Pregunto . De seguir el proceso y poniendonos en el extremo . Sacan los inoportunos melanomas y quizá no hace falta una quimio agresiva . Siempre vayamos a positivar . Tu eres positiva . No vajes tu ànimo , lo sé , no me ha tocado a mi . Pero sin animo de nada . Hace 24 años mi lupus es nefritico , solo trabajan mis riñones al 35% . Cuando lleguen al 25% . Dialisis . En dos brotes pasados umo en el 96 y otro en el 98 . Me pusieron quimio . Frenaron los brotes y la agresión qué les mandava a los pobres riñones . Y desde entonces todo quieto . Eso si , cada 3 meses en los controles , temblores me dan mientras espero entrar en consulta y mi nefro me dice . Sigue durmiendo el lobo . Pero no olvides que podria despertar en cualquier momento . Cuando llegue ......lucharemos para afrontar lo que toque . Somos cronicas . Y una caja de sorpresas , desagradables , pero sorpresas . ANIMO Y UN ABRAZO . VISTA AL FRENTE Y CABEZA ALTA .

      Eliminar
    3. Hola! No creo que está vez comentan los mismos errores, he aprendido mucho desde la primera vez y me hago escuchar, nuestra voz como pacientes siempre cuenta aunque muchas veces no la sepamos usar.
      Siento mucho por todo lo que has pasado. Cómo bien dices no podemos dejar de estar alertas con esta enfermedad y mucho menos NO PODEMOS RENDIRNOS.
      Muchas gracias por compartir tu experiencia y otro gran abrazo para ti. <3

      Eliminar
  2. Sobre todo no te agobies niña; la primera experiencia fue nefasta, seguro que esta vez se dan cuenta pronto de que no es nada malo.
    Mucha fuerza, muchos ánimos y muuuuchos besos. Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que atinen tanto con el diagnóstico como la primera vez! XD
      Muchas gracias por tu buenos deseos y ánimos.
      Un besazo! <3

      Eliminar
  3. Poco te puedo decir, me he quedado de piedra. Lo del riñón ya lo sabía (anda que vaya tela...), pero me acabo de enterar de lo de los lunares. Paciencia y mucha fuerza. Tú puedes con todo y ya has salido de peores. Así que esto no va a poder contigo, no dejes que quebrante tu espíritu de guerrera. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!! Lo de los lunares ha sido hace nada, me ha pillado de sopetón pero poco a poco ya voy tranquilizándome. Aún así no pierdo la esperanza de que no sea malo, o si lo es sea lo menos malo...
      Gracias por tus palabras y tu apoyo. Un fuerte abrazo! :*

      Eliminar
  4. Dios elige a sus mejores guerreros para las batallas más duras (y toma dios como la vida o lo que tú prefieras). Más fuerte y creciendo. Vamos a estar ahí contigo ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me ha confundido con Rambo! XDDDDD
      Gracias cielo, ya sé que estáis ahí. Me lo habéis demostrado siempre.
      Un besazo, pero de los grandes! :*

      Eliminar
  5. A mí a lo largo de los años me han extirpado 4 lunares, el primero sí era malo, los otros me los quitaron pero luego en las biopsias siempre eran inofensivos, claro que más vale prevenir... cuando se trata de lunares, lo del riñón ya es otro cantar, menuda metedura de pata. Espero que todo se resuelva positivamente. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther, de nuevo decirte que me alegro infinitamente por tu regreso y tu mejoría. El tema de los lunares y demás es escabroso porque a simple vista no suele verse la malignidad y lo dejas de lado...
      Espero tener suerte esta vez también pero que no me tengan que quitar ninguna cosa en vano.
      Gracias por tus ánimos y buenos deseos.
      Otro fuerte abrazo para ti. <3

      Eliminar