junio 06, 2017

El dragón, la tetera y el unicornio: El kit de detección de magufadas



 


 
¿Qué tienen que ver un dragón, una tetera y un unicornio? No, no se trata de una extravagante adivinanza sin respuesta, como aquella que plantea el Sombrerero Loco a Alicia en el País de las Maravillas (esa maravillosa y recomendable obra de Lewis Carroll).

En verdad, estas tres cosas - El dragón en el garaje, la tetera de Russell y el unicornio rosa invisible -, son analogías que suelen utilizarse como crítica ante algunos de los argumentos de los que suelen hacer gala los defensores de las pseudociencias.

Este artículo va dirigido a aquellas pseudociencias con una claro enfoque hacia las disciplinas sanitarias, como son las medicinas alternativas, que siendo utilizadas por charlatanes y vendehumos, han hecho daño a tanta gente.

No podemos obviar el que la pseudociencia posee algunas “ventajas” competitivas frente a la ciencia, haciéndola más atractiva en ciertos momentos.
Algunas de estas “ventajas” son:

1.- Las pseudociencias facilitan algo muy apreciado en el mundo actual, el poder conseguir de forma INMEDIATA (supuestas) “evidencias” de su utilidad, eficacia y efectividad en el tratamiento de determinadas enfermedades. Obteniendo resultados más rápidos y mejores que los de la medicina convencional.

(Nota: Recordemos que estas “evidencias” se fundamentan en opiniones y testimonios de personas que dan fé de la efectividad de dichos tratamientos pseudocientíficos, pero que lamentablemente no pueden aportar datos trazables obtenidos siguiendo procesos de trabajo fundamentados en el Método Científico).

2.- Tiene una gran capacidad para envolverse en un halo de victimismo, de modo que cualquier crítica a su credibilidad es tomada , tergiversada y devuelta como una “evidencia” de su funcionamiento. Y que las críticas fundadas son meros  “ataques” perpetrados por el miedo de la ciencia convencional o de la industria farmacéutica, de perder su mercado ante productos naturales, milenarios, etc.

3.- Posee una gran capacidad para realizar una Comunicación efectiva, conectando de modo claro y eficaz con la parte emotiva de los individuos. Da respuestas rápidas,de hecho tiene todas las respuestas, a problemas concretos de las personas que acuden a estas pseudoterapias. Esto nunca lo puede ofrecer la ciencia convencional, ya que el fundamento de ésta es “dudar de hasta su propia sombra” y cuestionar todo incluso los resultados positivos con el mero hecho de mejorar y evolucionar hacia cosas mejores.

Las pseudoterapias siempre te dicen lo que quieres o lo que necesitas oír, y a pesar de que no tengan evidencias de ello, lo dirán con gran convicción.

Esta comunicación, es el gran punto fuerte de estas disciplinas pseudocientíficas, y no sólo ayudan a la difusión de estas disciplinas aquellos directamente implicados en el desarrollo de estas disciplinas, sino que profesionales de la información también ayudan a su difusión ya que a veces divulgan noticias sin fundamento teórico, sin evidencia científica, y que apelando a la parte más emotiva y emocional pueden ayudar a difundir prácticas que son peligrosas para la salud de quienes se dejan convencer de su efectividad y eficacia. 


Todos podemos ser víctimas de estas trampas mortales: Nunca sabes si la desesperación te conducirá por ese camino, queriendo aferrarse a un clavo ardiendo. Porque es difícil admitir que no hay nada que hacer.

Por eso, la única manera de que esto no ocurra, es poseer una mente crítica y tomar cierta distancia con estos cantos de sirena. Por supuesto, entendemos que es algo complicado en momentos de estrés intenso cuando tu vida o la de los tuyos está en peligro, pero debemos evitar pensar en la inmediatez e intentar ver más allá de las imágenes perfectas que proyectan estas disciplinas.

Como hemos dicho, el principal medio para evitar estas pseudociencias, es tener criterios para poder ser críticos con lo que nos dicen, y con esa idea deseamos ofreceros una herramientas que hemos denominado como kit de detección de magufadas - aplicado a la salud - compuesto por 6 recomendaciones para que estés ojo avizor y no seas víctima de una de estas pseudociencias.

1- ‘Si parece demasiado bueno para ser cierto, seguramente sea mentira’:

¿Un compuesto que puede curar la psoriasis, el lupus, el cáncer, el alzheimer? ¿En serio? No es posible que un elemento tenga tantos usos, dando igual el diferente mecanismo que produce cada enfermedad. Y que encima se haya descubierto por casualidad o sin ardua investigación.
La serendipia es un mito, amigos.


2.- ‘Que sea ‘natural’ no significa que sea saludable o beneficioso’:

Una terapia sin químicos, ni metales pesados, ni radiación, ni glifosato o herbicidas,... y además, sin evidencia.

Que una terapia sea natural no significa que sea beneficiosa. El veneno de escorpión es lo más natural del mundo, al igual que la belladona. Pero no por ello vamos a ingerirlo o inocularlo en nuestro organismo, ¿Verdad?
Cuidado con aquello que nos desean vender sólo poniéndole una etiqueta que, por el mero hecho de tenerla, puede triplicar su precio y no posee ninguna evidencia de que ese efecto sea el que dicen tener.


3.- ‘Desconfía de las terapias de origen ancestral’:

Si la terapia es un secreto de una antigua civilización que vivió en sudamérica o una fórmula guardada con recelo en algún templo tibetano, o de dónde sea, pero muy importante que sea de algún lugar exótico y alejado. En definitiva, cambia de canal: Es Cuarto Milenio.

Por mucho que haya sobrevivido hasta nuestros tiempos, si no ha sido probada su eficacia es como si me tomara un vaso de agua. 

Por cierto, curar no cura pero hidrata, ¡Sírvete tu mismo!

4.- ‘Si su poder reside en una desconocida fuente de energía, ¡Corre!’:

Si para “curarte” sólo necesitas que ciertas energías ancestrales y de origen incierto recorran tu cuerpo, quizás debas replantearte algunas cosas.
Y aquí no podemos evitar enlazar esta noticia donde una estudiante de cuarto grado en un colegio de Colorado, EEUU, con un sencillo experimento mostró que los terapeutas apenas podían “sentir” los campos energéticos de los seres humanos. Todo un espaldarazo a estas técnicas “milenarias” sin duda alguna.

Por supuesto y desarrollando nuestra parte más freaky, no nos hemos resistido a hacer un guiño a #StarWars y sus famosos midiclorianos como una fuente de poder desconocida. Enlazamos un video doblado al español donde explican qué son estos famosos “bichitos”, digno de estar en el discurso de algun@s de l@s más avezados pseudocientíficos.  


5.- ‘Que lo diga alguien famoso o un científico de renombre no significa nada’: (Ni Jim Carrey, Donald Trump,(antivacunas) o Linus Pualing [premio Nobel] y el poder de la Vitamina C, etc.)

Insistimos, sin evidencia científica que podamos contrastar, que pueda ser repetida por otras personas con las mismas condiciones de experimentación, esas afirmaciones son y deben ser tomadas como meras opiniones.

Un/Una Famoso/a no tiene más credibilidad por el mero hecho de hacer películas, escribir libros o ganar un Nobel. Sin evidencias, sus palabras, son sólo eso, palabras vertidas como opiniones.

6.- ‘ Que te piden que elijas entre ella (terapia convencional) o yo (terapia alternativa)’

¿Quién digno de confianza intenta convencerte de que dejes “lo anterior” para que te vuelques con esta nueva terapia alternativa? (por recién descubierta en unos manuscritos tibetanos, totalmente natural y que activará tus centros energéticos). Todo un Chollo, oíga.

Si te piden que abandones un tratamiento médico que estás siguiendo para curar una enfermedad, para que pruebes lo que “de verdad” funciona, desconfía y huye.
Vamos que si escuchas algo así como lo que dijo cierto “iluminado” de un movimiento denominado “BioNeuroemoción”, eso de “[...] Sólo se mueren los gilipollas [...]” (E. Corbera dixit)
(Nota: Sr. Corbera, los humanos nos llevamos muriendo desde que nuestra especie se desarrolló, así que debemos ser, como especie, unos soberanos gilipollas. Unos más y otros menos, claro está, pero todos gilipollas. Esto de morirse es un mal vicio, menos mal que usted nos ha abierto la mente.)

Creemos que con estos breves apuntes podréis realizar una identificación rápida, que no pretende ser una prueba exhaustiva que identifique todo al detalle pero sí algo que con rapidez y un alto grado de acierto, nos pueda permitir “oler” a distancia un terapia pseudocientífica.  

Debemos tener cuidado con las afirmaciones que hacen los defensores y divulgadores de estas terapias pseudocientíficas a la hora de tratar enfermedades y de sus afirmaciones sin mayor base que aquellas basadas en el “a mi me funcionó” o procede de un conocimiento ancestral o,..., pero nunca obtenidas siguiendo el método científico.

Por todo ellos, Esperamos que os sean útiles estos 6 consejos y que a partir de ahora podáis detectar de forma más sencilla estos peligros que se esconden en redes sociales y en los medios de comunicación.
Porque las terapias y creencias pseudocientíficas, como antivacunas, son un problema que nos afecta a todos.


Para despedirnos, os dejamos con una canción que creemos tiene mucho que ver con esta entrada. Se trata de Wide Awake de Katy Perry.

Disfrutadlo y DESPERTAD.



Esta entrada ha sido posible a la colaboración de 3 grandes personas que han enriquecido su contenido:

Podéis encontrar el contenido de este post en los 3 blogs.



10 comentarios:

  1. No quisiera ser aguafiestas, pero esa tipografía no facilita nada la lectura en la pantalla :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres la primera persona que se me ha quejado en todo este tiempo. Si recibo más sugerencias y de manera educada, con su saludo y demás, la cambiaré.

      Eliminar
    2. Muy buen artículo y muy práctico ¡Enhorabuena!

      Eliminar
    3. Me alegro de que te guste Esther!! Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  2. Brillante artículo! yo si he usado la medicina tradicional china y la homeopatía y en algunos casos me ha funcionado, pero estoy totalmente en contra de los charlatanes, en especial de los que te animan a dejar toda la medicación para tratarte con lo que ellos estimen oportuno, o como el señor Corberá que afirma que si no te curas con sus métodos, es porque no te lo crees. Si dependiera de nuestra voluntad, estoy segura de que ni tu ni yo estaríamos enfermas, porque nuestra voluntad férrea, que es la que nos salva, habría acabado con cualquier mal que nos aqueja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La voluntad hace mucho, pero sin nuestros tratamientos reales no podríamos vivir... Lo único es que no hay que dar ejemplo con el "amimefuncionalismo" ya que se puede dar lugar a equívocos y a que otros pacientes dejen sus tratamientos.

      Un abrazote Nerea!! :*

      Eliminar
  3. ¡Hola! Llevo tiempo sin asomar la nariz por aquí (por motivos técnicos y que la vida 1.0 muchas veces me supera), pero me ha encantado este artículo y no quería pasar sin dejar un comentario.
    El título es simplemente genial y el contenido más claro no puede ser.
    Me quedo con la frase "Que sea ‘natural’ no significa que sea saludable o beneficioso". Y, sobre todo, nunca sustituir el tratamiento de medicina "convencional" por una "terapia alternativa". Sí creo que algunas de estas terapias pueden ser beneficiosas como complemento, pero siempre preguntando antes al médico, por si hay alguna interacción con la medicación (los pacientes polimedicados sabemos "algo" de esto).
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría de saber de ti Carmen! Tú lo has dicho de nuevo y has añadido: consultar siempre con el médico... Una tisana puede parecer inofensiva pero también puede "pelearse" con nuestros tratamientos o con nuestra enfermedad directamente.
      Lo dicho, emocionada de leerte.

      Un besote! :*

      Eliminar
  4. Buenisimo y lo suscribo en su totalidad. Como bien decís las pseudoterapias te las venden diciendote lo quieres oir, y eso es muy difícil de combatir hasta que es muy tarde. Y el problema es la falta de criterio que tenemos en general y la desesperación (lógica) ante ciertas enfermedades.
    Pero ésta es la manera de combatirlo, informando e informando.
    Enhorabuena por el post!! Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cleo!! La información es poder, no hay otra. Si hay que ser pesados con el tema, se es... lo que no se puede permitir es que pacientes abandonen sus tratamientos y cada vez hayan más casos de fallecimientos...
      Y ya no hablemos del tema vacuna!! Mira cuántas enfermedades están volviendo por culpa de los antivacunas...

      Un besazo guapa!!

      Eliminar