junio 11, 2017

Piedra, papel o tijera.





Piedra, papel o tijera. Eso es la vida, un juego donde al final por un lado o por otro vas a acabar dando, recibiendo y malherido de una u otra forma.

Desde un tiempo atrás hasta ahora me ha tocado ser papel prácticamente siempre. Un papel donde escribo mi historia, aunque muchas personas se encargan de cambiar palabras, hacer borrones o incluso imponer una historia que yo no había creado para mí.

Un papel muchas veces fino y transparente, más de lo que yo quisiera, la mayoría de las veces porque deja entrever mis sentimientos y mis puntos débiles. Incluso tan frágil que si intento escribir y rectificar se rompe y se hace imposible cambiar nada.

En otras ocasiones soy un papel mojado por las lágrimas que no fluyen a los ojos y emanan en mi interior, causando más estragos tanto a nivel psícológico como físico. Un papel mojado por la lluvia que traen ciertas tormentas a mi vida y que con su agua vuelven a borrar aquello que yo había escrito, dejando todo desbaratado e ilegible.


Intento ser tijera para cortar ciertas cosas, para zanjar ciertos asuntos, para poder dar forma a nuevos patrones en mi vida... Pero de nada me sirve si viene la piedra y me machaca, me deforma, me deja inútil y desarmada, a merced de sus apetencias.

De nada sirve ser una tijera oxidada y desafilada en un mundo de piedras. De nada sirve ser el papel más caro y resistente del mundo si un Tsunami llega a tu vida sin avisar y te borra, te desarma, te desintegra.


Necesito ser la piedra, dura, fuerte, resistente. No puedo ni quiero seguir sintiéndome tan frágil y vulnerable. Ser piedra no tiene porque ser malo. Una piedra puede ser una base, un pilar, aquello donde puedo seguir construyendo mis sueños y crecer.

No puedo ayudar a nadie cuando ni siquiera puedo ayudarme a mí misma... Pero de otras muchas peores he salido, donde me dejaron hecha fango y acabé tomando una forma sólida para seguir rodando con paso firme por la vida.



Sé que lo volveré a conseguir, pronto...



8 comentarios:

  1. Ana, desde que te conozco pienso que eres una persona muy fuerte y se que eres piedra, papel y tijera. Y lo pienso en serio.

    Ahora a superar el bache y el desánimo y para adelante niña. Tienes razones para tirar y mucha gente aquí que te quiere mucho.
    Muy bien escrito el post!!!
    Fuerza y un beso grandotote, Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es verdad Cleo... La verdad que las tres cosas, cada día o cada instante una de ellas...
      Lo malo que es algo que no se puede controlar. Muchas veces quisier ser piedra, y me quedo en grano de arena.
      Todo pasa, sólo hace falta paciencia.

      Un besote Cleo.

      Eliminar
  2. Lo conseguirás ni me cabe duda, un abrazo, aquí estoy✋💚

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma, hata ahora he salido de casi todo... Menos de la enfermedad porque eso no depende de mí.
      Espero que esta vez no sea menos y también lo consiga.

      Muchos besos.

      Eliminar
  3. El papel es hermoso. Tiene la capacidad de amoldarse, envolver el más hermoso regalo, tomar diferentes formas hermosas como en la papiroflexia, tiene infinidad de colores y formas. Recubre y recoge a la piedra y envuelve a la tijera. En el se escriben hermosos pensamientos, anhelos (como tu ahora). Nos permite liberar la mente y el cuerpo de las diferentes presiones. Cuando escribes en ese hermoso papel, ayudas a ordenar la mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, lo malo cuando el papel se moja y no sirve para nada...
      Al final creo que todas estas formas tienen sus pros y sus contras, y que las adoptamos según la vida nos acontece.

      Muchas gracias Edoia por pasarte por mi humilde blog.

      Un fuerte abrazo. <3

      Eliminar
  4. Estoy con Luna_White, "El papel es necesario para reescribirse". Podemos ser cualquiera de las tres cosas siempre que las seamos por nosotros mismos, que no nos hieran con filos, nos apedreen o escriban la historia en nuestro lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto. Adoptemos la forma que sea, pero que seamos nosotros mismo y no nos dejemos vapulear...
      Estoy en ello, intentando salir de tantas cosas... Imagino que saldré aunque cueste y duela, y después me alegraré del logro y sentiré más alivio.

      Hoy, por ejemplo, me siento más tijera...

      Un beso muy fuerte y cuídate.

      Eliminar